Mar, acción y buena música, ¿Se puede pedir más?

En consideración a las propuestas de varios compañeros del departamento, vamos a inaugurar esta sección de “música y cine”, con una de “mis favoritas”, como diría el capitán Jack Aubrey en Master and Comander sobre la “careta en escabeche”.

Los que hayan leído los libros de Patrick O’brian recordarán que desde el inicio de su carrera, el teniente Aubrey es un fiel seguidor de la música de cámara en las veladas Menorquinas, no es tan bueno  como interprete ni como espectador.

Sin embargo, en su muy dilatada carrera acaba por cuajar unas muy buenas actitudes, que pone de manifiesto en el dueto final de la película, en el que entre él y su estimado amigo Stephen Maturin, médico de la Surprise, interpretan una magnífica versión de  La musica notturna delle Strade di Madrid de Luiggi Bocherini.

Se podría pedir que se hiciera con esta calidad las epopeyas de los marinos españoles, pero esto es otra historia…

Os dejo la versión completa  por el quinteto Le Concert des Nations.

Si queréis ir directos,  Passa Calle (Allegro vivo).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música y Cine. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Mar, acción y buena música, ¿Se puede pedir más?

  1. Maria Amalia Buesa Rojo dijo:

    Me gusta mucho esta sección. Quisiera añadir que en la banda sonora de esta película, que también es una de mis favoritas, contribuyen, con mucho acierto de los que los han seleccionado, otros autores clásicos como Mozart (tercer movimiento del concierto de violín n 3), Corelli (Concierto grosso,op6, n 8) Bach (suite n1 para violonchelo solo) , Ralf Waughan (fantasía sobre un tema de Tomas Thallis). Pero desde luego lo que más se recuerda es la preciosa música nocturna por las calles de Madrid de Bocherini….

    Me gusta

  2. Lo cierto es que Boccherini compuso un quinteto y en la película hay dos solistas, lo cual parece .incompatible. Ciertamente el italiano se habría sorprendido que su composición, inspirada en el Madrid mesetario y probablemente compuesto en su exilio en Arenas de San Pedro, cerca de Gredos, sirviera de “soundtrack” a una obra de ambiente marinero ¡Cosas del cine! Y lo mismo podemos decir de obras como el Danubio Azul de Strauss en plena estación espacial de 2001 gracias a la fantasía de Kubrick. En fin, son las fantasías del cine y su poder conciliador de ambientes distintos y distantes

    Me gusta

    • pacoorti dijo:

      Muchas gracias Antonio por tu comentario, supongo que una de las razones por las que el quinteto ha sido elegido es su capacidad de transportar a aquella época, también su carácter dramático en otros pasajes.
      Desde luego estoy de acuerdo contigo, de hecho también ocurre con el escabeche, comida antigua pero española, probablemente una cuestión de “lost in traslation”.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s